CROSSWORDS

CROSSWORDS
Con estas palabras os doy la bienvenida y mi mayor agradecimiento a vosotros que sois los que hacéis posible que este blog se mantenga activo y vaya renovándolo cada poco tiempo. Mi deseo es que el contenido de este blog os aporte diferentes emociones y sentimientos. Un abrazo cariñoso también a todos los que estáis ahí y formáis parte de esta poesía y a todos los que quieren también formar parte de ella, a las nuevas incorporaciones: un abrazo de bienvenida a todos ellos



miércoles, 30 de septiembre de 2015

DOLOR DE HAMBRE





Oh niño ingenuo,
por qué andas
como una oveja sin pastor?
qué sucede en tu vida,
por qué mendigas amor?

Oh doncella de la nada
vilipendio siento yo
asolado está mi vientre
tengo hambre con dolor.

Por qué sientes verguenza
desprecio y deshonor?
si en ti hay una esencia
de ternura y de pasión.

Soy un niño, pero no ingenuo
para comprender mi situación
pena y congoja siento
pero no mendigo amor.

Déjame ver tu rostro
déjame oír tu voz
que dulce es la voz tuya,
no hay lamento, no hay dolor.

Que hermoso se ve tu aspecto
que aroma tan seductor
el efluvio de tu cuerpo
aflora vides de la viña del creador.

Pero sabes tu oh doncella
el olor que emano yo?
putrefacta está mi alma
de miseria y desamor.

El dolor que hay en mi vida
solo lo conoce Dios,
cuando vago por las calles
ignominia siento yo.

Las mandrágoras florecieron
dentro de mi corazón
porque al pasar cada año
un veneno en mi dejó.

La tristeza deplorable
del hambre que sentí yo
cuando fui vituperado
aún mi madre sus pechos me negó.

Hoy yo se lo que es el hambre
que añejo está éste dolor,
no recuerdo a mi madre
quizá nunca me cargó.

Oh doncella has preguntado
quién fue la que me engendró?
por qué fue tan despreciable
y de éste hijo se olvidó?

Niño amado, niño ingenuo
que te puedo decir yo...
la doncella que te habla
es tu madre que murió.

Conocí el dolor del hambre
y a la tumba me llevó
para ti soy despreciable
que me perdone mi Dios.

Tu doncella de la nada
en tu mundo apareció,
hoy te pido que seas fuerte
no seas débil como yo.

Yo no pude amamantarte
y mitigar ese dolor,
dolor de hambre que a tu madre
en un lirio convirtió.

Poemas a gorrioncita



                                               
6. (zamba)


De flores no quiero hablarte
ni de los ríos ni de la mar
tampoco quiero cantarte
de los que sufren todito el mal:
pobreza miseria y hambre
sangre injusticia barbaridad
pobreza miseria y hambre
sin ver la luz sin ver el pan!

compañera, quiero contarte
intimidades poco más:
ya lejos no puedo hallarte
duele la tierra y duele el mar
tus ojos gastan el aire
duele hasta el cielo cuando te vas
ya lejos no puedo hallarte
soy como un pueblo sin dignidad!

de flores no quiero hablarte
ni de los ríos ni de la mar
chinita, vengo a buscarte
tu boca es mi agua y mi pan.
compañerita de mi sangre
somos el pueblo y la libertad!

Amarte bajo la lluvia





Amarte bajo la lluvia,
besarte mojada y tibia.
Beberte gota tras gotas,
hasta saciar mi sed en tu sed.

Para volver a amarte mojada
con cada lluvia, aguacero
y besarte con cada gota de agua
que bañe tu suave piel.

viernes, 25 de septiembre de 2015

Llegaba la luz




Llegaba la luz
y el silencio iba a morir. El tiempo caminaba lento,
la soledad no podía ya caminar.
Llegaba la hora en que labrase la senda de mis sueños,
la diosa de mis anhelos.
Nada podrían hacer ya los malvados contra mí
porque habían hecho todo el daño de que eran capaces;
ya todo me daba igual: sólo era un sufrimiento más.
Se desesperaban al ver que no reaccionaba a sus plegarias,
la paz se había hecho gala en mi corazón
y había echado sus raíces
sobre las piedras.
Pero en el fondo
yo sabía que el tiempo
sería lo único que sobreviviría
al destruir del viento…
y eso me volvía triste.

         - 1982 –


De mayor viviré de mi sangre



De mayor viviré de mi sangre
y de mi trabajo,
sin espacio ni silencio que me impidan llegar
a la meta que me he propuesto.
No sé si resucitaré de entre las entrañas de la noche
cuando el viento se detenga,
pero sí sé que mi alma ganará la libertad que busca,
                                              que siempre estuvo buscando.
Matará con sus espadas la sombra
que no le dejan respirar,
saltará las piedras que entorpecen su mirada.
De mayor viviré de mi espacio,
cruzaré el salón que ha sido mi tormento
y mi mal
y me dormiré en las sombras del recuerdo…
meciéndome en las leyendas,
ansiadas burbujas del ayer
que pasan sin respirar
porque brotan del amor.
Burbujas de papel que mueren en el mundo
y quedan pegadas al cristal del olvido.

                                                                                       
- 1982 –


martes, 22 de septiembre de 2015

A él le gustaba ser como yo

  
A él tal vez le gustaba ser como yo:
Algo borracho, embebiéndose continuamente en todo lo que hacía, de aquí para allá.
Y quedaba ensimismado; aquello le conducía a otros lugares, a otros pasados.
No podía olvidarlos, quisiera dejar aquella pesadilla, pero sólo estaba él en la habitación.

-           ¿Te acuerdas de aquellos días al calor de las palabras?. Nunca podrás sentirte solo.
-           Si, claro que lo recuerdo. No lo podré  olvidar. Además, siempre lo llevo conmigo, en cada paso, en cada mirada. Queda su sombra en cada huella. Conmigo él sabe que siempre existirá alguien a quien le gusta oír sus viejas aventuras.
-           ¿Quién eres tú?. La sombra de mis manos en las paredes quiere sentir tu belleza.
-           No sé. Soy tú mismo. Inventando historias, como tanto te gustaba. No un payaso aburrido que vaga siempre a donde quiera que va. Soy ese rostro que siempre te encontraba, esa sombra que te seguía, siempre supe que te iba a encontrar.

   Era él, sin duda, cómo hubiera podido olvidarse de todo aquel ayer. Lo poseía, lo llevaba arraigado en la sangre. Siempre sabía a dónde viajar. Cruzaba bosques, caminos, no estaba lejos. Detrás de cada monte emanaban de su corazón partículas de esperanza. Entre todas formaban a sus pies una inmensa alfombra donde iba a discurrir su paisaje.

-¿Te acuerdas?. Eramos nosotros dos. Solos tú y yo. Me gustaría descorrer tantas cosas del pasado como tú. Me gustaría lograr todo eso que siempre fue una ilusión.
-  Ahora estoy solo. Todo es mío. No, no me hagas vacilar.


  Era él. La habitación no sabía de qué hablarle. Había quedado muda. Sólo admiraba su entorno.

-           Yo te diría todo eso que siempre estuve enseñando.
Ahora tú      has llegado a ser mis oídos y toda mi voluntad. Ya sabes que es este ambiente, siempre me lo querías recordar.
-  Adelante!. Mañana está con nosotros. Como siempre, ya es otro. Yo no seré igual.

   Era todo un revoltijo de ideas. Pero a él le gustaba. Siempre había sido lo que más le llamaba la atención. Y aquella sala le permitía combinar todos sus colores tan agradables, todos aquellos pensamientos tan variados que hubiesen surgido para inventar. Allí se había liberado el duende siempre oculto de sus labios, el misterio abstracto de sus sentimientos.
   Aquellas paredes no estaban solas. El había construido sobre la fantasía todo el conjunto de sus momentos para descansar. Y se entretenía con ellos.
   No, aquellas paredes no estaban vacías. Siempre había soñado encontrarse allí, dar vueltas, intentar ver la realidad del mismo modo que la veía él.

- ¿Qué más puedo decirte?.
- Calla!. Sigue pensando.
- Ahora veo claros unos sentimientos tan silenciosos, ahora me parecen vivos, quisiera darles la libertad, porque siento que todos los días me harían falta.

  ¿Sabes?, me gusta hablar contigo, aunque sepa que no existes. Creo que todo tiene significado en la vida si se vive en todo su amor.

  Algo le decía que allí había alguien más. Aunque ya estuvieran las paredes enmohecidas por el vapor de aquel cuarto. No oía pisadas, por interiores y silenciosas que fueran, pero él sentía su presencia, incluso podía sentir cada uno de sus movimientos.

   Y había empezado ya a imaginarse a aquel espíritu sin rostro ni aliento, aquellas palabras que no estaban escritas en ninguna parte pero que él sentía como suyas.

   Era bueno hacerse amigo de la soledad; bueno y tal vez apasionante para adentrarse en la vida. No conocía el rencor ni tampoco era igual siempre. Y aunque él si lo fuese, sentía que tenía mucho que aprender de ella.

   La habitación ya había encontrado su compañía. Tal vez sería aquélla la voz que siempre había oído hablar en sueños.

   Yo era un hombre más. A veces me resultaba extraño. Pero me doy cuenta que vine solo, que llegué solo. Había caminado con un paso lento y vacilante durante mucho tiempo, largas temporadas sin fin y me había encontrado al final con la tierra y en barro.

   Este era el punto de encuentro. Ni yo mismo sabía cómo ni porqué, pero mis pasos habían estado encadenados.

-¿Qué hago?- me preguntaba siempre. O más bien, ¿qué hacemos?

Y era una pregunta que ahondaba cada vez más en mi mente.

- Mira a tu alrededor, ¿qué ves?.

 -Nada- respondía él mirando hacia el suelo.

 - Al contrario: todo. Sólo quiero que enciendas tus ojos de una vez. Hay luz y un cielo, hay una realidad.

 - Ya sé quién eres. Ya sé de dónde has venido y por qué me dices todo esto. Aunque no tienes nombre, te quedaría eternamente agradecido si me dejaras darte uno. Sólo entre tú y yo.

  La paloma regresaba de su viaje por otros países. Y él se sentaba. No podía pensar.


- ¿Qué diría el aire si me viese llorar en estos momentos?. No entiendo por qué una ilusión ya concebida puede llegar a consumir su propia alegría. Que pase, ya no tiene nada nuevo que dejarme. Sé que ha sido él quien ha llegado.

La vida hay que tomarla como viene




XIII

La vida
hay que tomarla como viene,
sin más preguntas.
Me gusta tener muchas cosas que contarte: cosas bellas
que lleven impresas la señal de tu paso
por aquí,
pero no las tengo:
sólo tengo la vida. Lentamente todo ha cambiado,
se ha transformado.
Las encontrarás,
si, las encontrarás siempre, allá donde quieras hallarlas.
Porque todas habrán nacido por ti

y debes ser  testigo de una encarnación.


Cuando estoy tranquilo





XII

Cuando estoy tranquilo,
cuando la paz invade mis entrañas,
ya no sabré enojarme.
Ni discutir, eso es algo propio del tiempo
y el que llega trae la buena noticia
del agua en calma,
el agua que se balancea al compás de todas las sonrisas
concebidas en un instante.
Si pudiéramos coger en nuestras manos
ese instante,
veríamos que la paz
es la única que le da sentido a nuestro futuro. Bajarán las estrellas, pasarán…
se harán mansas a nuestro lado
y lo sabes:
todos volverán a recordar
ese principio hermoso.
Hoy acabará de nacer para nosotros
un sentido.

Si lo escuchas…