CROSSWORDS

CROSSWORDS
Con estas palabras os doy la bienvenida y mi mayor agradecimiento a vosotros que sois los que hacéis posible que este blog se mantenga activo y vaya renovándolo cada poco tiempo. Mi deseo es que el contenido de este blog os aporte diferentes emociones y sentimientos. Un abrazo cariñoso también a todos los que estáis ahí y formáis parte de esta poesía y a todos los que quieren también formar parte de ella, a las nuevas incorporaciones: un abrazo de bienvenida a todos ellos



jueves, 6 de julio de 2017

Aprendí










Aprendí a distinguir lo esencial    
de lo absoluto,
y eso me definió el mundo irreal
en el que yo estaba inmerso.

-2017-

viernes, 9 de junio de 2017

Mi perfil




 Mi perfil no es mi identidad, pero a través de él tú puedes identificarme

miércoles, 31 de mayo de 2017

Eres






Eres, inevitablemente, mi última ilusión.
Mi último suspiro, el último esbozo de la vida,
el designio de mi creación, de mi célula viviente.
La sangre más pura de lo divino de nuestro amor.

¿Sabes?
Tengo tres clavos clavados en mi frente:
el primero de acero puro, del más forjado.
El segundo de madera, tallado por el tiempo;
el tercero de mármol, que perpetúa nuestro amor.

Créelo… ¡Te amo!
Pero, mira… el primero lo llevo para siempre
en mi frente, en mi  corazón e, increíblemente en el alma,
que en la aurora me evoca tu dulce nombre. ¡Oh, Dios…!
Para que en cada instante de mi presencia te recuerde.

¡Espera, espera…!
Debes entender que eres mi última y amada ilusión,
eres como la luz lejana de una luciérnaga,
que busca en su luz encontrar el destino incierto
igual que se ahonda y endurece el destino nuestro.

Pero… ¿Entiendes?
Eres mi última ilusión que como la luciérnaga,
en la noche muere, muere en su razón de noche,
pero, ¿sabes?, muere ella ,pero también muero yo,
muero en mi silencio hecho de vida y pasión.

¿Comprendes que eres mi amor?
¿Comprendes que eres mi última ilusión…?







                                                  




sábado, 13 de mayo de 2017

Recuerda la paloma...


- Recuerda la paloma. Tú viste que pasó y se llevó consigo la ola de silencio. Ella sabe que su presencia ha de darle más belleza a tu futuro.

 -¿Qué me traes?- le pregunto. ¿Qué me dices de todo un tiempo embarcado en un sueño?.¿Vienes sola?. Estaba un poco atemorizado por que no vinieses. Mira!, hay muchas ilusiones conmigo. Ya podemos cambiar. Me dejarás tu esperanza en cada retorno. No puedo callarme...

  La paloma le miraba fijamente. Sus ojos se abrían asombrados, cálidos y un poco adormecidos también. Y él comprendía en esos momentos cómo era todo su alrededor. Aquel pobre charlatán sin rumbo, sin conocer el sabor de un nuevo día, sólo saboreando aquello que podía encontrar en cada uno, miraba hacia el suelo.
  Quería tomar un poco de aire sólamente. Y el suelo le parecía una vasta llanura inmóvil, pero era quien le ofrecía siempre aquel aire para respirar.

   La paloma era un poco como él. Y había encontrado un hermoso paisaje que siempre se dispersaba a sus pies y que combinaba cuanto ella iba depositando sobre las aguas de sus riachuelos y en las dulces copas de los árboles.
  Todos le veían pasar, cada mañana me traía una semilla del amanecer. Siempre volaba, siempre el día se hacía su camino; él sabía que si en la madrugada dejaba mezclarse la sombra, ella tendría que dejar de volar y yo que cerrar los ojos.
  No, ¿por qué?; si a ella le gustaba mantenerse siempre despierta. Sentía la vida deslizarse continuamente por sus suaves mejillas. Se sentía sembradora y yo le miraba así; sólo una voz tan maravillosa conocía la plenitud.

- Ven!, la paloma te trajo el don que tanto habías soñado.
 -¿Por qué quieres que me despierte?. Fuiste tú quien se lo habías pedido. Yo sólo me alimento de esa melodía que a veces te hace sonreír.


Sueño con tu sombra








Sueño con tu sombra…
y con el eco de tu voz también sueño.
Y lo busco y lo sigo
y me bato como un loco por ti,
pero es todo inútil.
Vago por entre las muchedumbres
y los murmullos desolados de las puertas…
pero no lo encuentro y mi ser se funde
en el aroma a soledad que deja.
Doy vueltas, me vuelco en el temor…
y así vuelvo a empezar.
Mi alma lame las algas que llegan a la orilla
por ti… y cuando las miro
en ellas estás tú.
Tú… lejos del odio,
de la maldad,
lejos de la ira.
Tú en mi alma, en mi mundo,
en mi vida.
Allí… jugando entre las flores
de mi jardín de sueños.


- 1982 -

martes, 2 de mayo de 2017

Quizás...





  Quizás lo que odie del mundo sea la parte de él que me hace daño

sábado, 22 de abril de 2017

Ayer no sabías




    Ayer no sabías casi escribir y hoy miras a tu espalda y ves apiladas una pira de palabras… ¿qué ha cambiado entre los dos puntos?: nada… sólo has escuchado tu tiempo. Tus palabras son tu testimonio. ¿Has cambiado tú acaso cuando el mundo te hizo su rehén?: no, tú no has cambiado. Ni yo. Sólo hemos aprendido.

viernes, 14 de abril de 2017

No odio el mundo





  No odio el mundo aunque el mundo me engañara, no odio el engaño del mundo porque también yo formo parte de él: tal vez necesite desnudarme otra vez para hallar el ser deshabitado.

jueves, 30 de marzo de 2017

Y la vida te presenta



Y la vida te presenta a seres que no son
porque sólo pretenden ser lo que tú quieras ver de ellos.
lo que necesites ver.
y no te das cuenta de que son mera fantasía.

-2017-